Astrocábala

Evolución de la astrología

Para que el accionar del ser humano pueda estar en sintonía con el del universo, es preciso que previamente se conozcan los ritmos universales a los que el individuo debe integrarse.

Para que el gesticular del ser humano pueda acompasarse con el del universo, es preciso que previamente se conozcan los ritmos universales a los que él debe integrarse. La astrología es la “ciencia” que estudia las pautas del discurrir universal poniendo a nuestro alcance los ingredientes para realizar la gran obra y enseñarnos la forma de utilizarlos gracias a los movimientos planetarios.

La primera astrología, la que nos viene del principio de los tiempos, fue una astrología revelada. Entidades de linaje superior al humano “escribieron” en la naturaleza de la humanidad el conocimiento y significado de cada una de las doce fuentes zodiacales y el sentido de la dinámica de los planetas al transitar por los signos.

En cada uno de nosotros está “escrita” la dinámica cósmica y, por consiguiente, deberíamos estar en condiciones de comprenderla.

Este don divino que cada persona ha recibido, que sido depositado en el ser humano en forma de semilla, una semilla que debe arraigar en nuestra tierra humana, florecer al exterior y dar fruto.

La astrología de Fuego

Es cierto que muy pocos fueron capaces de trabajar internamente esa semilla del conocimiento cósmico hasta que alcanzara el estadio del florecimiento y el fruto. Para la inmensa mayoría ésta es una semilla que llevan dentro y que les sigue de encarnación en encarnación sin encontrar una tierra propicia en la que florecer.

Algunos, en la primitiva humanidad, hicieron florecer esa semilla y ellos son los que podríamos llamar profetas de la astrología. Transmitieron lo que buenamente pudieron captar de esa “Escritura Sagrada” que llevaban dentro.

Gracias a su trabajo llegó a la sociedad la astrología de Fuego, porque todo empieza con el fuego, elemento divino que aparece en el mundo material en forma de semillas sin las cuales nada puede florecer.


La astrología de Agua

Sucedió, como suceden todas las cosas, que esa astrología de Fuego, al circular de boca a oído, dio lugar a una subclase de astrólogos que en lugar de desarrollar la ciencia escrita y adscrita a su personalidad, se dedicaron a transmitir lo que habían oído.

Se añadieron algunas cosas de su propia cosecha y que no eran generadas por su visión interna, sino emanadas de lo que habían oído o sentido, de su propia interpretación.

Ello dio lugar a la aparición de la astrología de Agua, procedente de los sentimientos de las personas que la transmitían.

La astrología de Agua que se comercializó, fue escrita en libros y utilizada por los que se auto-proclamaban astrólogos solo para ganar dinero o consideración social.

Algunos de ellos penetraron en las cortes y vivieron a cuerpo de rey, explotando sus pretendidos conocimientos. Esa astrología de Agua impregnada de sentimientos es la que solemos encontrar hoy en día. Los conocimientos astrológicos no han avanzado demasiado y así en cientos de manuales encontramos expresados los mismos conceptos con escasas variaciones.

Los pocos astrólogos que han introducido conceptos nuevos han partido no del propio potencial astrológico, sino tratando de interpretarla gracias al psicoanálisis, a la sociología, a las estadísticas.

La astrología de Aire

Los textos de la astrocabala inician el ciclo de la astrología del Aire que no ha sido levantada a partir de los tratados clásicos, sino a partir de la escritura divina que, como decíamos, se encuentra en el interior de cada uno.

Es una astrología que pretende enmendar los errores del pasado y que permite entender coherentemente el proceso cósmico. Es una astrología distinta por la forma de discurrir y que moviliza al lector para que participe intelectualmente en los razonamientos, poniéndolo en condiciones de decir si aquello que lee es erróneo o verdadero.

Se trata de la Astrología Cabalística, que permite desarrollar en el estudiante esa semilla interna que está en él desde el principio de los tiempos, para instaurar su propia verdad. No es una astrología que establezca una dependencia maestrodiscípulo, sino que suscita la aparición del maestro interno que libera al estudiante de toda subordinación.

La astrología de Tierra

La próxima etapa, será la astrología de Tierra. Una vez asimilada la astrología de Aire, los conocimientos adquiridos podrán aplicarse al propio comportamiento y a la dinámica de las empresas.

Son ya numerosos los empresarios que, en el mayor de los secretos, piden asistencia a los astrólogos y, en un futuro próximo, cuando hayan astrólogos cabalistas, preparados para ejercer el cargo de asesores, todas las empresas funcionarán de acuerdo con los ritmos cósmicos y entonces ya no habrá crisis, tal y como la conocemos ahora, porque se seguirán los ritmos cósmicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies