El Sol en las casas. Astrología

El Sol en las casas. Astrología

El símbolo del Sol, un círculo con un punto en el centro, ya nos indica la naturaleza omnipresente y omnipotente de su energía. Es una de las primeras referencias arquetípicas de nuestra historia.

Un astro que luce con fuerza, que calienta y que permite ver, reconocer, que aporta claridad. La cultura del Sol es tan antigua como viejo es el mundo. Para las culturas primitivas el Sol era el mismísimo Dios.

El Sol es el principio fecundador. Para Platón era imagen del bien en la esfera de lo visible, para los órficos la manifestación de la inteligencia del mundo, para el pensamiento hindú, el Sol devora a sus hijos. Son los cabellos de Shivah que tiene 7 rayos espirituales que son el principio de todas las cosas.

Para las enseñanzas chinas, el Sol es un aspecto del Árbol del Mundo. Tiphereth, en la Cábala, es el centro de la conciencia suprema del ser humano.

El arquetipo mitológico está representado por Apolo, dios de la luz, arquero que libera la conciencia y que permite armonizar los deseos, reorientándolos hacia la espiritualidad.

Es el bienhechor de las cosechas, padre de Asclepios, dios de la medicina, profeta de Zeus que crea la inspiración de los Iatromantis, o sea de los curanderos espirituales. Como vemos la simbología del Sol es de las más importantes. En astrología, el signo natal de una persona, aquel donde se sitúa su Sol, es el que marca el programa.

El Sol simboliza la voluntad, el motor de arranque, la conciencia superior, la individualidad, el programa del ser esencial o personalidad divina, la esencia masculina, el padre, el héroe, lo que más destaca en el tema astral de una persona, el liderazgo.

Coraje, fortaleza, honor, nobleza, luz, fidelidad, generosidad, espiritualidad, iniciativa.

Es el principio generador, la gama de valores, la ética y el símbolo de la psique y lo supraconsciente. Es la iluminación. En el cuerpo humano rige las funciones del corazón. Leo.

Disonancias: Riesgo de no escuchar la voz de la conciencia. Puede manifestar orgullo, vanidad, exaltación egoica, exhibicionismo, egocentrismo, despotismo, tiranía, fanatismo, autoritarismo, ambición, presunción, cobardía. Voluntad arbitraria, o voluntad que puede ser fácilmente manipulable o a la que le falta descubrir su propósito.

El Sol en las Casas

I: buena disposición para las iniciativas, se estimula con facilidad. Firmeza. Independencia. Personalidad expansiva.

II: favorece la obtención de valores, de dinero. Cultiva los recursos personales. Necesita encontrar algo o alguien que le proporcione seguridad.

III: inquieta, curiosa, ávida de conocimientos, facilidades para la divulgación, la escritura, la comunicación en general. Cultiva el pensamiento. Disfruta aprendiendo, hablando.

IV: busca las raíces; se identifica con el medio familiar. Tareas relacionadas con la madre, con negocios familiares, con la infancia. Posesión, apego a las cosas.

V: busca el brillo. Mucha creatividad; motivaciones para vivir, vibrar, luchar. Oportunidades relacionadas con el ocio, el deporte. Romances, amores de película. Busca dejar huella.

VI: observación del entorno y aplicación de las normas. Se afianza laboralmente. Mente práctica y analítica. Acepta los límites y las imposiciones. Sacrificado. Humildad como imposición.

VII: participa, une los contrarios, se define a través de los otros. Idealista. Diplomático para evitar el enfrentamiento. Necesidad del otro.

VIII: búsqueda de bienestar. Interés por el sexo y la regeneración. Buen negociante, deja o cobra herencias. Le atraen los misterios, los amores ocultos, lo que no se ve, lo que le produce placeres poco comunes.

IX: amplia horizontes, internos y externos. Ávida de viajes, de movidas, de encontrar la felicidad, idealizar, filosofar e imponer su criterio a otros. Vocación por los trabajos notorios, leyes, medicina.

X: proyecta su identidad; quiere ser admirado. Anhela la notoriedad, el mando. Posibles conflictos entre lo personal y lo social y profesional. Persevera públicamente. Ser padre. Nivel de exigencia elevado.

XI: actividad social, humanitaria y de amistad. El grupo ejerce una gran influencia. Mueve cimientos, busca innovar para existir. Necesita sentirse original y especial.

XII: recibe influencias; empática; espíritu de servicio. Sufridora, muy sensible, abnegada. Promueve cambios sociales e individuales. Iluminación y despertar espiritual, confusión o sometimiento a otras personas

Deja una respuesta