Capricornio.”El despertar de la voluntad”

Capricornio.”El despertar de la voluntad”

La Kabbalah nos explica…

“La cabra enfoca su objetivo en la cima de la montaña, sube sin importar los obstáculos, el mal tiempo o el nivel de dificultad; siempre encuentra la forma de alcanzar su objetivo. Si cae se levanta y vuelve a intentarlo hasta lograrlo, jamás se da por vencida y no pide ayuda, lo que le garantiza que sus logros son bien ganados por mérito propio.

El Patriarca Avraham hace más de 4000 años, reveló que el regente de Capricornio, Saturno es responsable por las destrucciones, las enfermedades, la muerte, el encarcelamiento, la pobreza, la desgracia, la vergüenza y los muchos otros obstáculos que plagan nuestra vida; debido a que Saturno es quien asegura el cumplimiento de la ley en el cosmos, nos da a cada uno de nosotros exactamente lo que nos merecemos, basado en el esfuerzo que hemos emitido”.

Capricornio es el primer signo de Tierra, es el Yod de ese elemento y, como tal, la puerta de entrada en el mundo físico, es uno de los cuatro puntos cardinales realizando las mismas funciones que Aries, Cáncer y Libra en sus respectivos elementos.

De los cinco planetas interiores creados por las letras hebreas, Saturno es el más lejano del sol. Por causa de esta distancia, la Cábala nos dice que Capricornio es el signo que se alimenta de ilusiones.


El mes de Capricornio es un mes muy espiritual. El Planeta Saturno fue creado la letra Bet, y Capricornio creado por la letra Áin. Juntas, estas dos letras nos digan directamente a los 72 canales de energía a través del cual la luz desciende al mundo. También nos conectan con el elemento agua, que es un símbolo de la misericordia.


Capricornio es un signo de tierra y los capricornianos a menudo parecen ser muy lentos y pesados. Están profundamente unidos al plano físico en el cual el deseo de recibir se manifiesta.

Desde una edad temprana, los Capricornio sienten la necesidad de asumir responsabilidades. A veces abandonan prematuramente sus sueños para enfrentar las frías realidades de la vida adulta. Debido a esto, años más tarde, sienten que fueron privados de alguna cosa.

Por lo general, son gente seria y no dan de sí mismos con prontitud. En sus cabezas, cara a la gente es responsable por su propia vida. Todo tiene que ser ganado: nada es gratis. En resumen, los Capricornio tienen una visión del mundo muy trivial y a menudo nada caritativo.

Capricornio es el signo más materialista del Zodiaco. Todos sus pensamientos y sentimientos tienden a ser conectado a la materia física. Tienen fuertes habilidades analíticas y dan excelentes negociantes y científicos. Los Capricornio son independientes y no toleran la autoridad.

Su determinación les ayuda a lograr una cierta posición social, están constantemente tratando de mejorar. Ellos son muy exigentes, tanto de sí mismos como de los demás. Además son confiables, pero van hacia adelante lentamente, paso a paso, para protegerse a sí mismos.

Son muy prácticos, siempre tratan de mantenerse ocupados para quedar un paso por delante de la competencia. El capricorniano sabe que el logro en cualquier área requiere trabajo duro y perseverancia.


Dos son los valores que rigen al capricorniano, tiempo y dinero, ambos preciosos para ellos. Habiendo trabajado tan duro para conseguir lo que querían, creen tener el derecho a poseer todo lo que reciben.

Tienen un sentido de propiedad de ser super desenvuelto y son extremadamente protectores en cuanto a sus posesiones. Son muy reacios al riesgo y temen perder lo que ya han conseguido con mucho trabajo. Son extremadamente antipáticos con cualquier persona que recibe cosas sin esforzarse tan duro como ellos.

Capricornio/Tevet representa la mitad del cielo, el punto más alto del firmamento. Desde esa gran altura, los Capricornio pueden ver tanto el propósito espiritual como el sentido de la vida material.


Desafortunadamente, ellos raramente aprovechan al máximo su perspectiva
única. El Capricorniano se concentran sobre el lado material de las cosas, más
el potencial para ver la dimensión espiritual está siempre presente.


Todos estamos hechos de materia física y del espíritu, de cuerpo y alma, una
hermosa combinación de lo físico y metafísica. La Cábala nos enseña que es
un error quedarse conectado a sólo uno de estos dos mundos, excluyendo al
otro.


Desde allí, podemos empezar a distinguir una dirección positiva que el
Capricorniano puede tomar para hacer la corrección que necesitan y elevar
el nivel de su alma. No es fácil realizar esta corrección. Pero, como hemos
dicho, Dónde está el mayor potencial para la negatividad, hay también el
mayor potencial para la manifestación de la luz.

Llegado el final del proceso, el individuo se da cuenta de que no bastan las ideas para cambiar el mundo y que es preciso poner las manos en la masa y transformarlo físicamente, poniendo ladrillo sobre ladrillo, hasta dar cima a la nueva realidad. Ése es el trabajo de Capricornio.

Por lo tanto, cuando el Sol transita por este signo, será el momento de utilizar nuestra capacidad de dirigir y organizar tanto social como profesionalmente, sin caer en el autoritarismo pero con firmeza y decisión, buscando el equilibrio y la responsabilidad en nuestros actos.

Es el momento de iniciar nuestras construcciones, ya sean físicas, sociales o espirituales, teniendo cuidado con los materiales (emociones, sentimientos, ideas) que vamos a utilizar, ya que de ello dependerá la solidez de lo que construyamos.

Simbología estacional.

El símil que mejor se adapta a capricornio es la semilla enterrada que afronta el periodo mas difícil del año, cuando parece que todas las condiciones que le rodean le son desfavorables. Sin embargo, la lucha por deshacerse del hielo mortal, su mayor oposición para seguir adelante en su objetivo, debe ser llevada con la ayuda de la razón (Saturno, su planeta regente), conducida por decisiones practicas (Urano como planeta base), con una fuerte y agresiva autodefensa (Marte, planeta en exaltación), sin consesiones a los sentimentalismos (Luna en exilio).

Deja una respuesta