Afrontar lo desconocido

Afrontar lo desconocido

¿Te asusta lo desconocido?, Por regla general, lo que no conocemos o lo nuevo nos suele dar cuando menos respeto.

¿Cómo afrontas el primer día en un nuevo trabajo, asistir a una fiesta donde sólo conoces al anfitrión, o inscribirte en un curso acerca de un tema con el que no estás familiarizado?.

Para algunas personas, estas situaciones generan una mezcla de emoción y aprensión saludable.

Aunque para otras personas, la idea de estar en una situación desconocida puede ser bastante abrumadora.

Los kabbalistas enseñan que las situaciones que nos empujan a salir de lo que percibimos como familiar son oportunidades que deberíamos recibir con los brazos abiertos y de las cuales no deberíamos huir.

Ciertamente, hemos escuchado varias veces lo siguiente: ¡No te pongas límites! ¡Sal de la zona de comodidad! ¡Acoge las nuevas experiencias!

Sabemos que es bueno probar cosas nuevas, pero ¿cuántos de nosotros realmente lo hace? Además, cuando nos encontramos frente a una situación nueva, nuestro impulso es salir corriendo y alejarnos de ella.

Cuando la vida nos conduce hacia lo desconocido, es común permitir que la negatividad y el pesimismo se apoderen de nuestros pensamientos. ¿Y si cometo un error? ¿A lo mejor nadie me habla? ¿O si quedo como un tonto?

Sin embargo, las situaciones incómodas surgen en nuestra vida con un propósito: motivarnos a transformarnos.

Karen Berg explica: “Cualquier desafío que encuentras en la vida forma parte de un diseño cuya intención es ayudarte a crecer y a cambiar.

Mientras más ardua sea la dificultad, más grande es la oportunidad que te otorga para tique modifiques tus hábitos y puedas conectar con la Luz. Esto es cierto hasta para las peores situaciones”.

Es importante tener en mente que el Universo quiere que crezcamos y cambiemos para mejor.

Cuando evitamos nuevas experiencias, cuando no buscamos desafíos, la vida inevitablemente nos traerá desafíos. Es mucho mejor avanzar hacia las cosas incómodas que tenemos por delante que encontrarnos en medio de un desastre por sorpresa.

El cabalista Michael Berg dice: “El viaje hacia Dios es un asiento eyectable fuera de la zona de comodidad. Si en la señalización leemos INCOMODIDAD, sabemos que estamos en el camino correcto. Cuando vamos en contra de nuestra naturaleza humana, estamos en el camino correcto”.

Si sientes que las situaciones nuevas te causan ansiedad, recuerda que dicha incomodidad es una oportunidad para fortalecer tu práctica espiritual mediante la restricción.

Tú controlas tu reacción. Puedes seguir adelante con temor o puedes seguir adelante con certeza sabiendo que la mano del Creador está involucrada.

La incomodidad es un regalo y aparece en tu vida para un gran propósito: despertar el crecimiento y la transformación.

Enfrentar los desafíos con fortaleza y gracia se convierte en un hábito con el tiempo. Si bien puede que todavía sintamos ansiedad o temor, mientras más trabajamos en estos sentimientos y enfrentamos el desafío, es mucho más probable que veamos más allá de estas emociones en el futuro para reconocer las lecciones que estamos destinados a vivir.

Si podemos hacer esto en los momentos más incómodos y desconcertantes, ciertamente podremos hacerlo diariamente.

Recuerda: el primer día de trabajo, la fiesta y la primera lección del curso terminarán, sin importar el desafío en el que te encuentres, del otro lado hay una gran experiencia de aprendizaje.

Karen Berg nos recuerda: “Al enfrentar las situaciones incómodas directamente, podemos centrarnos en un camino que nos permita revelar nuestro potencial —convertirnos en quienes podemos ser— lo cual, después de todo, es nuestro propósito de vida”.

Deja una respuesta